¿Empezaremos a hablar más frecuentemente de taikonautas que de astronautas y cosmonautas?

¿Cómo evolucionará la estación espacial china-CSS?

¿Qué está haciendo que la R.P. China esté avanzando rápidamente en el sector espacial?


La R.P. China tiene en su programa de desarrollo a ciertos sectores estratégicos por los que está apostando especialmente. A la inteligencia artificial, las energías renovables, las comunicaciones, la biotecnología y la aeronáutica se une el sector comercial espacial.

Un sector que podría tener un valor global de más de 2 billones de € y del que la R.P. China quiere ser una pieza clave.

A pesar de la ralentización que supuso el año 2020 para todo el mundo, debido a la Covid-19, la R.P. China siguió con paso firme en la carrera espacial para poder alcanzar en esta misma década, 2020-2029, a los países líderes como Estados Unidos, Rusia o Francia, y todo ello a pesar de la prohibición, o una gran limitación, desde hace más de una década, del Gobierno de los Estados Unidos y la NASA para cooperar con la R.P. China en el sector espacial.

Como consecuencia de este veto, al no poder participar en la Estación Internacional Espacial (ISS), la R.P. China decidió seguir sola su ruta particular al espacio y tal vez, en estos momentos, el proyecto de mayor envergadura e interés estratégico es el establecimiento de su propia Estación Espacial China (CSS, Tiangong-Palacio Celestial) y a la que se están lanzando continuas misiones con el objetivo de tener acoplados, y operativos, todos los módulos a finales de 2022.

Para esta Estación Espacial la R.P. China invita a todos los países a la cooperación internacional, tal y como se puso de manifiesto a mediados de 2019 cuando la agencia espacial tripulada de China (CMSA: China Manned Space Agency) en cooperación con la Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (UNOOSA: The United Nations Office for Outer Space Affairs), seleccionaron nueve proyectos de diecisiete países diferentes.

Pero tal vez hasta la fecha, los mayores éxitos del programa espacial chino a nivel mediático, se produjeron en diciembre de 2020 cuando la R.P. China plantó su bandera en la luna, después de que Estados Unidos lo hiciera por primera vez en 1969 durante la misión del Apolo 11, y el pasado 14 de mayo cuando la R.P. China consiguió aterrizar en marte (amartizar) su rover denominado Zhurong (dios del fuego en la antigua mitología china), siendo así el segundo país en conseguirlo después del Curiosity y Perseverance de la NASA.

No tan mediático está siendo el hecho de que, aparte de las grandes inversiones estatales y sus agencias (CASC-China Aerospace Science and Technology Corporation) y CASIC (China Aerospace Science and Industry Corporation), el desarrollo del sector espacial comercial chino se está produciendo debido a la entrada del sector privado, con una gran capacidad financiera, habiendo levantado fondos por más de 1.500 millones de USD en 2020, y dando lugar a un importante número de nuevas empresas. Tal vez empresas como LandSpace, OneSpace, iSpace, LinkSpace y ExPaceentre otras, sean el germen de una “constelación” de start ups chinas que pretenden competir, en un futuro más o menos cercano, con los Estados Unidos en cuanto a emprendimiento espacial comercial.

Hablando de “constelaciones” tampoco ha tenido tanta repercusión mediática, excepto en la prensa especializada del sector, el hecho de que el pasado 29 de abril se creara una nueva corporación estatal, China Satellite Network Group, independiente de CASC and CASIC y popularmente conocida como China SatNet, que tiene por objetivo coordinar los recursos de la cadena de suministro y dirigir el desarrollo satelital de banda ancha para lo que prevé construir constelaciones de satélites de órbita baja que podrían albergar a más de 13.000 satélites.

Y, por último, juntando dos sectores estratégicos para la R.P. China, las energías renovables y el espacio, recientemente ha sido publicado en diferentes medios prensa de difusión masiva y especializada, aunque se lleva cerca de una década trabajando en el proyecto, que la R.P. China planea lanzar una estación solar a la órbita terrestre que transmita la energía con láser a la tierra:

Según John Mankins, antiguo físico de la NASA y experto en energía solar espacial: el anuncio chino “no es postureo”. Mankins afirma que “esto es un plan real de organizaciones serias con científicos de renombre en China. Tienen un plan técnico perfectamente válido, y pueden realizarlo para 2030”.

Situación que podría cambiar el devenir del mundo, tal y como afirma Mark Hopkings (Director Emérito de la National Space Society-NSS): «Si se consigue reducir drásticamente el coste de la energía solar en el espacio, se puede conquistar la mayor parte del mercado energético del mundo” (El Confidencial 18 de agosto 2021).

Todavía es temprano para poder evaluar el posible éxito del sector espacial chino, y aunque algunos de los proyectos nos puedan parecer hoy día Ciencia Ficción, está claro que la R.P. China está apostando fuertemente por el espacio, avanza muy rápidamente y, como segunda potencia mundial que es, habrá que tenerla “en nuestra órbita de mercado”.

MING DA puede ayudarle a evaluar sus oportunidades en el sector espacial comercial chino, a la introducción en el mercado con contactos a nivel estatal y privado, así como a la presentación de posibles partners locales que afiancen su presencia permanente en el país.

¿Ha sido útil esta publicación?

Comparte en las redes sociales: