Después de nuestro artículo Covid-19: el brote de Qingdao, publicado el pasado 20 de octubre, en el que mencionábamos que uno de nuestros Senior Project Managers ya había conseguido volver a entrar en China, diferentes empresas y particulares se pusieron en contacto con Ming Da Consulting para saber más sobre el proceso que se siguió.

A continuación, un caso-ejemplo para aquellas personas que tengan que viajar a la R. P. China y quieran saber el proceso por el que tienen que pasar. Está basada en la experiencia personal de un miembro de MING DA Consulting que ha regresado a China por temas profesionales.


Hoy es domingo y por fin termina mi cuarentena. Me avisan de la recepción del hotel que empaquete y esté listo para que baje a hacer el check-out y que me lleven a mi casa. A partir de ahora ya podré pasear por la calle e incluso viajar por el territorio chino sin problemas.

Por fin llego a casa donde me espera mi hija Mireia. Por haber pasado por el proceso de la cuarentena, y haber tenido las pruebas PCR negativas, me sale de color verde el QR que instalé ayer en el móvil. Hasta hoy me salía en rojo, es decir, estaba en cuarentena. Este es el mecanismo que me permite viajar cuando lo haga y estar alojado en hoteles. Es el sistema que hay en la R. P. China para poder moverse con tranquilidad para uno mismo, pero también para el resto de la población porque han garantizado que si alrededor tuyo hay casos no es tu culpa, es que lo cogiste en algún lugar que tienen trazado y, si ocurre, se pone la maquinaria en marcha y se toman las medidas necesarias, tan drásticas como sea necesario.

La ventaja de cómo se hacen las cosas en China es que luego es más difícil pillar el virus, pero además se puede disfrutar de, salvo excepciones como en el transporte público, pasear sin mascarilla e ir al restaurante. Es un proceso largo y pesado, pero cuando lo has pasado y miras atrás te das cuenta de que tenía sentido y lo disfrutas.    

¿Cómo he llegado a este punto y qué pasos he seguido? Esto es lo que voy a contar hacia atrás, para que cualquier persona que lo necesita se pueda hacer una idea antes de venir.

Hotel: he pasado dos semanas en cuarentena obligatoria antes de recibir un código QR que se instala en el móvil y que te permite luego viajar por el país demostrando que estás libre de coronavirus y que no eres portador. Hoteles y medios de transporte lo van a chequear en mis movimientos, y al margen de la trazabilidad que hay, si pasara por algún lugar donde hubo infección me avisan o contactan. Mientras no pase, que no acostumbra a pasar, se puede disfrutar de ir por la calle sin mascarilla, siendo obligatoria solo en los medios de transporte. Al llegar al hotel te encargan tres comidas diarias que te sirven a la misma hora siempre. En la habitación tienes cantidad extra de accesorios (papel higiénico, servilletas, champú, un jabón para lavar ropa, agua, bolsas de basura, etc.) y te avisan que no se cambian las sábanas ni se hace la limpieza de la habitación. Recomendaciones: trabajar con el ordenador, pero tener lectura e incluso películas para ver, además de seguir una rutina que incluye andar o hacer ejercicio dentro de la habitación. Dos veces al día hay que reportar la temperatura que se toma con un termómetro que te dan en la recepción. A los 12 días te llaman y hacen una prueba PCR en la puerta de tu habitación, que sirve para confirmar que estás libre de coronavirus. Hay que verlo en positivo porque ayuda luego a estar en mejores condiciones al salir y también como un corto retiro en el que uno aprovecha el tiempo libre que dispone.

El hotel se paga al precio que te informan en el aeropuerto, así como la prueba que te hagan durante la estancia en el hotel (coste de 120 RMB=15 €). El coste de la noche de hotel era de 350 RMB (45 €). En la recepción hay un médico y enfermeras, todos ellos con traje EPI completo, así como el personal que nos acompaña desde el aeropuerto hasta el hotel. Todos los huéspedes somos personas que venimos a pasar la cuarentena. Todo está acondicionado para mantener seguridad y evitar contagios. Caso de que alguien salga positivo o una persona cercana en el asiento del avión, comporta el ingreso en un hospital para un seguimiento más estricto.

Aeropuerto: después de aterrizar el avión se baja del mismo en orden. Primero pasaportes diplomáticos y las clases de negocios. Luego se va saliendo de cinco en cinco filas. Al entrar en el edificio de la terminal hay un pasillo largo, creado Ad-Hoc donde en todo momento hay personal con traje EPI, como si estuvieras en un hospital, y donde todo sigue un orden. Primero te verifican que tengas el código instalado en el aeropuerto de salida y que tiene validez de 24 horas y al llegar, solo bajar del avión, ya instalas otro. Entrega de un documento y el tubo con un código de barras en el que ponen la muestra de una prueba PCR. Se entrega un formulario con tus datos (nombre y apellidos, pasaporte, vuelo y número de asiento. Este último muy importante, porque si alguien del vuelo da positivo, entonces llaman a todos los que estuvieron cerca a otra prueba, independientemente del hotel en el que se encuentren). Prueba molesta porque en la nariz dura casi un minuto interminable y luego la garganta, eso sí, quien lo hace aprendió a decir en inglés “relax …”  que es necesario. Terminada la prueba se entrega un formulario y se pasa un control de temperatura antes de pasar el control de pasaporte. Recogida de equipaje que se pasa por escáner y se sale…a otro pasillo. Hay que escanear un código e introducir informaciones en inglés y se sigue adelante hasta llegar al distrito al que vas (por domicilio propio o al que vayas luego). En el distrito ya te asignan un hotel y hay que esperar a que llegue el autobús que te lleve hasta el mismo. Si fuera una ciudad fuera de Shanghai hay hotel que se te asigna por unos días y luego de la ciudad a la que vas te vienen a recoger. Si es lejos entonces 14 días de cuarentena y al final, ya libre, se viaja. Todo está bien indicado y no es posible saltarse ningún paso, no hay que preocuparse. Todo el personal que encuentras va vestido con un traje EPI completo, como si trabajara en un hospital. Cuando te llevan al hotel en un autobús con otros pasajeros no hay parada hasta el hotel, del autobús al hotel por otro pasillo, ya en la recepción se rellenan de nuevo formularios y se empieza la cuarentena.

Vuelo: en el internacional solo se recibe agua mineral y snacks fríos. No hay mantas ni almohadas en clase económica así que mejor llevar algo de abrigo, aunque el vuelo de Air China no tenía la temperatura que conozco de otros aviones como KLM por ejemplo. Para subir al avión hay que mostrar la declaración de salud sellada por el consulado / embajada de China en España, el pasaporte con el visado, la copia de la prueba PCR y se tiene que haber descargado un código que una vez se hace tiene 24 horas de validez, para llegar a destino. Si no se ha hecho o sabe cómo hacerlo, el personal de la aerolínea te ayuda a hacerlo. Por tanto, hay que tener un mínimo de tiempo en el tránsito porque si se perdiera el vuelo no hay otro y los documentos preparados no sirven y se tendrían que repetir.


En la salida en Barcelona también llegué con tiempo, aunque fue menos necesario. Ya miraron el tema del visado, la carta del consulado chino y la prueba PCR, pero no se quedaron con nada. Luego en el tránsito en Frankfurt tampoco. Viajé con Lufthansa de Barcelona a Frankfurt y de Frankfurt a Shanghái con Air China. El personal de ambos vuelos llevaba mascarilla y guantes. Los pasajeros en el vuelo de Frankfurt a Shanghai eran en su mayoría chinos. Algunos de ellos llevaban un traje EPI completo, más o menos una décima parte.


Recomendación: llevar pañuelos de papel para secarse las lágrimas que se te caen cuando disfrutas de un buen bocadillo de jamón, queso o tortilla preparado con amor como lo haría tu madre, porque sabiendo lo que había me llevé 4 bocadillos. Una de esas decisiones que te pueden cambiar la vida en un momento dado.

Proceso burocrático: hay un link que explica muy bien todos los pasos a seguir en detalle, pero voy a resumirlos. El objetivo es conseguir tres documentos básicos para poder tomar el avión:

1️⃣ tener el visado que se consigue dependiendo de la situación personal (PU-carta de invitación de la empresa que necesita a la persona que viaja);

2️⃣ una vez se tiene la anterior una prueba PCR + un test serológico y que ha pasado de las 72 horas antes de volar -como me tocó a mi- a las 48 horas actuales;

3️⃣ una declaración de salud (que tienes que bajar de la Web de la embajada o consulado chino.

Los tres documentos se envían a la embajada o consulado de la zona que corresponde y devuelven la declaración sellada y ya se puede viajar.

La situación es cambiante y por tanto recomendamos consultar en la web de la embajada china o consulado y, sobre todo, ver este link que ha ayudado a tantas personas a viajar a China, independientemente de las situaciones personales: http://Chinaesmicasa.tumblr.com

En los últimos 30 años no había pasado tanto tiempo seguido fuera de China, casi nueve meses. Ha sido emocionante el volver a pisar suelo chino, ver a mi familia, amigos, clientes y proveedores. China sigue cambiando rápidamente, y lo sigue haciendo para mejorar.

¿Ha sido útil esta publicación?

Comparte en las redes sociales: